Saltar al contenido de la página

Haz tu parte, apoya a LA Phil.  Tu creencia en el poder de la música para sanar y transformar hace que nuestro trabajo sea posible. Donar Ahora

{{title}}
{{text}}
${{ price.displayPrice }}
$
Donar Ahora

Por favor, seleccione una cantidad de donación.

Una rosa para Lilly

Ver y escuchar

Un paseo entre la sombra y los árboles florecientes del Blue Ribbon Garden se detiene inevitablemente ante una rosa en floreciente. Con el telón de fondo de la fachada de acero de Walt Disney Concert Hall, los visitantes posan frente a una fuente en forma de fragmentos de porcelana azul de Royal Delft. Lo que se ha convertido en una parada de arte público compartida para los asistentes a conciertos y los turistas de Los Ángeles comenzó como una conexión personal entre sólo dos personas: Frank Gehry y Lillian Disney.

Disney prometió 50 millones de dólares para la construcción de una nueva sala de conciertos, y Gehry la visitó en su casa para hablar de sus planes para construir esa sala. En esa visita, Gehry notó un gabinete de porcelana lleno de jarrones de imitación de Delft que parecían fuera de lugar en su hermosa casa. Cuando el arquitecto le preguntó sobre las imitaciones, Disney le explicó que ella y su marido Walt tenían la tradición de comprar las imitaciones en las tiendas de recuerdos de los aeropuertos durante sus muchos viajes, y le encantaba mostrarlas a sus amigos para ver si podían detectar las imitaciones.

La fuente tiene forma de fragmentos de jarrones y azulejos de porcelana de Royal Blue Delft.
La fuente tiene forma de fragmentos de jarrones y azulejos de porcelana de Royal Blue Delft.

Cuando se le pidió a Gehry que creara un homenaje a Lillian Disney, combinó su amor por la porcelana de Delft con su flor favorita en la fuente titulada Una rosa para Lilly. Gehry trabaja tanto como artista como arquitecto. El estilo escultural de sus edificios es una característica distintiva de su trabajo. Al principio de su carrera, Gehry creó esculturas y muebles usando formas inventivas hechas de materiales inesperados, como el cartón corrugado (las series de sillas y mesas Easy Edges y Experimental Edges), madera curvada flexible (serie de muebles Knoll), y laminado plástico translúcido (ColorCore para una serie de lámparas).

Me encanta porque no es arquitectónico, es casi sentimental. No es algo que se esperaría del famoso arquitecto contemporáneo
Tomas Osinki, Los Angeles Times, 2003
Osinski y su equipo rompieron colectivamente 200 jarrones de porcelana de Delft y más de 10.000 azulejos para crear un cuarto de millón de fragmentos de mosaicos.
Osinski y su equipo rompieron colectivamente 200 jarrones de porcelana de Delft y más de 10.000 azulejos para crear un cuarto de millón de fragmentos de mosaicos.

Osinski fue encargado por Gehry para supervisar la construcción de la fuente, traduciendo el modelo de 14 pulgadas de Gehry en una instalación de 22 pies de ancho por 17 pies de largo y 7 pies de alto.

"Llamé a Delft, en Holanda, y me preguntaron cuántos jarrones quería", dijo Osinski. "Me dijeron que tal vez tenga que esperar unos 10 años."

Afortunadamente para el proyecto, Osinki y Gehry pudieron convencer a Royal Delft para que les proporcionara los 200 jarrones en su línea de tiempo. Para ello, Osinski reunió un equipo de ocho artistas, incluyendo a su esposa, Ewa Osinska. Este equipo dio forma colectiva a la barra de acero para formar el esqueleto de los pétalos de rosa, fijó la malla de acero en la barra de acero, rellenó la malla con hormigón armado, aplicó mortero y rompió 200 jarrones de porcelana de Delft y más de 10.000 azulejos para crear un cuarto de millón de fragmentos de mosaico.

La icónica fuente se encuentra en el Jardín del Listón Azul del Walt Disney Concert Hall.
La icónica fuente se encuentra en el Jardín del Listón Azul del Walt Disney Concert Hall.

La construcción de la fuente fue un trabajo tedioso y una carrera contra el tiempo para estar listo para la apertura del Walt Disney Concert Hall. Los ocho artistas trabajaron ocho horas diarias, seis días a la semana construyendo la forma y colocando cada fragmento. Los artistas también dejaron pequeños huevos de Pascua para cualquier visitante que inspeccionara de cerca la fuente. Ocultos entre los miles de fragmentos de Delft hay 60 fragmentos dibujados a mano que llevan las iniciales del artista, dibujos juguetones y una ilustración que representa a Frank Gehry.