Saltar al contenido de la página

Haz tu parte, apoya a LA Phil.  Tu creencia en el poder de la música para sanar y transformar hace que nuestro trabajo sea posible. Donar Ahora

{{title}}
{{text}}
${{ price.displayPrice }}
$
Donar Ahora

Por favor, seleccione una cantidad de donación.

YOLA de gira en Corea del Sur

Ver y escuchar

En marzo, 18 estudiantes de YOLA, seis artistas docentes y tres miembros del personal de YOLA se dirigieron a Corea del Sur para unirse a la gira LA Phil 100 y participar en un intercambio cultural con El Sistema Corea: Orquesta de los Sueños. La colaboración culminó con un ensayo abierto dirigido por Gustavo Dudamel en el Centro de Artes de Seúl.

Abajo hay fotos tomadas por el fagotista de segundo año Carlos Cano de YOLA en el EXPO Center junto con sus cationes y comentarios. Un fotógrafo bien equipado, Carlos usó una Nikon One Touch, la Olympus iS-20, la Nikon Fun Touch6, y su iPhone para capturar fotos durante el viaje.

Esta foto fue tomada en el ascensor de regreso de nuestra cena con miembros de LA Phil. Todos estábamos muy agotados, ya que habíamos hecho muchas cosas ese día como recorrer la ciudad a pie y ver el concierto de LA Phil (¡que fue increíble!). En ese momento, me había hecho amigo de todos los chicos de YOLA en el viaje, así que pensé que sacarse una foto con ellos sería una gran idea. Mis amigos son las mejores personas que he conocido, y estoy muy contento de poder verlos en casa. Este viaje me ha dado la oportunidad de abrirme finalmente a ellos, y por eso estoy siempre agradecido.
Aquí puedes ver a un local haciendo su vida diaria. Aunque la imagen no está perfectamente revelada, todavía aprecio el resultado porque me da una sensación de calidez. Para mí, ese efecto se siente calmante. Es difícil para mí ponerlo en palabras, pero creo que la belleza detrás de la fotografía es la perspectiva del espectador y sus opiniones personales.

Ese día nos despedimos de los niños de El Sistema Korea. Creamos una fuerte conexión entre nosotros, a pesar de las diferencias en nuestra cultura y nuestras barreras lingüísticas. Todos eran muy agradables, geniales y divertidos, y pensaban lo mismo de nosotros. Estábamos tan contentos de haber tenido la oportunidad de comer con ellos por última vez, antes de que tuviéramos que separarnos y posiblemente no volvernos a ver nunca más (pero no se preocupen, ¡tenemos sus Instagram!)