Saltar al contenido de la página

La vida como becario residente de LA Phil

Ver y Escuchar

El programa LA Phil Resident Fellows, un programa de formación basado en la excelencia para los músicos sinfónicos que inician su carrera y que representan o sirven a poblaciones históricamente subrepresentadas, prepara a los músicos para competir y ganar puestos en las principales orquestas profesionales.

La primera convocatoria de músicos contó con 120 solicitantes de los que se eligieron cuatro becarios: Andrew Francois, viola; Michael Fuller, contrabajo; Eduardo Ríos, violín; y Wesley Sumpter, percusión.

The LA Phil recientemente sáb. se reunió con Fuller y Sumpter para conocer sus experiencias desde que se unieron al programa el pasado otoño. Lea su conversación a continuación.

Ambos han tocado con muchas orquestas diferentes. Cómo es su primer año de tocar con la LA Phil?

Michael Fuller: Bueno, ha sido fantástico. Antes de venir aquí, no había escuchado mucho a la LA Phil. Los había visto en YouTube; sabía todo sobre Gustavo Dudamel  y todo eso, pero es mucho más de lo que esperaba.

¿Cómo es eso?

MF: Las orquestas con las que he tocado han sido en su mayoría con gente de mi edad, pero la verdad es que ha sido cómodo tocar con músicos más veteranos. Sigo aprendiendo cada día, pero ha sido realmente acogedor. Crees que estás tocando con estos veteranos y que va a ser un ambiente muy frío, pero no es así en absoluto. Todo es muy cálido, acogedor y solidario.

Wesley, ¿cómo ha sido el paso a la sección de percusión?

Wesley Sumpter: Diría que para mí ha sido un torbellino de experiencia. No esperas que te metan en lo que llamamos un "bautismo de fuego". Ya sabes, simplemente entras y lo haces en un ensayo o sin ensayos. Y es extraordinario, porque tocando aquí aprendes a moverte por todo el negocio de la música, así que estamos preparados para cualquier cosa que podamos hacer [en nuestras carreras]. Ya sea en una orquesta o como músico de sesión, siempre va a haber mucha improvisación, muchas cosas que son imprevisibles.

Pero he aprendido a confiar en mis habilidades fundamentales y en el don de gentes y en todas estas cosas diferentes. Al final, sabemos que estamos aquí porque podemos rendir al máximo nivel.

Wesley Sumpter
El percusionista Wesley Sumpter

Es increíble lo que esta orquesta es capaz de hacer y esta temporada del Centenario ha sido de un nivel totalmente diferente.

WS: Créeme, es un montón de equipo para mí.

Sí, ha habido muchos conciertos en los que la sección de percusión era enorme, pero fue todo lo contrario en el caso de Brahms Sinfonía No. 4 con Zubin Mehta. Todo lo que hay ahí son timbales y un triángulo, y ese día el triangulista eras tú.

WS: Sí. Ese era yo. Tocar un instrumento en el que tienes una sola oportunidad de hacerlo bien, y si no está bien está tan expuesto. Pero ese es el nombre del juego para la percusión. Nuestro instrumento no es como cualquier otro. Hay mucha presión cada vez, porque normalmente todas las demás secciones tienen dos o tres trompetas, dos o tres trompas, ocho violines, diez bajos. Puede que toquen notas diferentes, partes diferentes, pero sigue siendo el mismo timbre de notas y cosas por el estilo.

Pero con nosotros, puede que tenga que tocar el triángulo con un bombo. Son dos timbres completamente diferentes. El triángulo habla muy rápido, el bombo habla muy lento, así que al acostumbrarte a esa presión, estás como en tu cabeza: "Oh, estará bien" o "No, no va a estar bien". Pero luego tienes que jugar. Y lo que sale, sale.

He empezado a desarrollar una sensación de comodidad con esa imprevisibilidad. Así que sólo decir, "Bueno, he practicado esto. Voy a ver lo que pasa cuando estoy nervioso, lo que pasa cuando estoy en el lugar". Y luego trabajar bajo el maestro Zubin Mehta, fue otra presión añadida. Porque para mí, ver a la orquesta tocar bajo su mando las tres primeras Sinfonías de Brahms, y luego esa cuarta, era simplemente un aire diferente el que tenían. La orquesta decía: "Bien, ya está aquí". Y entraron en el escenario con una energía diferente, y yo entré en el escenario con la misma energía que ellos tenían. Sólo toqué cinco minutos de una obra de una hora, pero sentarse allí y verle hacer su magia y tener su efecto en la orquesta después de no haber sido el director musical aquí durante tanto tiempo es algo asombroso.

Desde su llegada en otoño, ambos han trabajado con diversos directores de orquesta. ¿Hay alguno que le llame la atención o algún momento del ensayo o de la actuación que haya sido especialmente memorable?

MF: Recuerdo uno de nuestros primeros conciertos con Dudamel . Interpretábamos Romeo y Julieta de Prokofiev. Fue una actuación especialmente buena esa noche. Me sentía muy bien porque lo estaba clavando, y entonces él miró y como que asintió a los bajos. Sólo un poco de reconocimiento, como si dijera: "Bien. Os veo". Y yo me quedé helado. Yo estaba como ... "¿Me está mirando?"

Y sentí lo mismo por Mehta que por Wesley: fue algo realmente emocionante. De hecho, me acerqué a estrecharle la mano después, y fue un poco incómodo porque no sabía qué decir, pero mereció la pena.

Michael Fuller
Contrabajista Michael Fuller

Ha mencionado el Brahms con Mehta. Hay alguna otra pieza de repertorio que haya tocado antes pero que haya tenido que abordar de forma diferente aquí, o alguno de los 50 encargos de esta temporada que le haya llamado la atención?

WS: Nuestro reciente encargo de la Pasión de Buda de Tan Dun. Fue una pieza que no esperaba que me cautivara tanto. La ensayamos sin los cantantes, sin el resto del coro y sin todos estos elementos diferentes. El primer día, el coro entra y es como: "Vale. Genial. Ya veo de qué va esto". Y luego añadimos el solista, y se convierte en una obra maestra sobre la iluminación. Puedes sentir la tradición de Buda y el budismo. Me gustó mucho cómo se representó: todos los cantantes chinos, cantando en el dialecto, el coro hablando el idioma; estamos tocando instrumentos tradicionales como cuencos del templo y tocando ritmos tradicionales. Yo toco un enorme tambor chino, que une el intermedio y el final de la obra.

Tiene seis movimientos. En el quinto movimiento, un cantante de garganta indígena sale y toca y canta, y luego otro cantante indígena se une también, cantando piezas tradicionales. Cuando hacen esta improvisación, interactuando de un lado a otro, te pone en un estado zen. Me olvidé de todo lo que ocurría fuera de esto. Estaba completamente allí. Después de la primera actuación, salí del escenario y estaba casi hiperventilando. Y eso no es una exageración. Fue una de esas cosas en las que sáb. allí, y yo era como, "Bueno. Tengo que recogerme". Esa fue una de las primeras veces que me pasó en mucho tiempo.

Como miembro del público, esos momentos de trascendencia son asombrosos, por lo que es agradable escuchar que, a pesar de estar tan concentrado en tocar los diferentes instrumentos que tiene delante, puede apartarse un poco y disfrutar de la experiencia.

WS: Lo hago en cada concierto. No doy por sentado esos momentos. Me tomo el tiempo de observar esos momentos en la actuación. Porque creo que eso es tan importante como tocar. Lo que haces cuando no estás tocando. Mi compañero de piso es trombonista, y llama a los percusionistas los "maestros de lo tácito".

Me encanta. Sí, en comparación con el resto de la orquesta, te mueves muy poco, pero se te oye mucho. 

Sé que sólo han transcurrido unos meses de este programa, pero ¿ha cambiado algo en su perspectiva desde que llegó aquí y cómo ve su carrera en el futuro?

MF: Estoy emocionado por ver lo que sigue. Quiero decir que no podría haber predicho que iba a estar aquí. Siempre me he asegurado de trabajar duro y esperar lo mejor. Y de repente surge esta oportunidad. Así que creo que mientras trabaje duro y demuestre que estoy dedicado, algo emocionante sucederá, y no tengo ni idea, necesariamente, de cómo será. A pesar de mis planes o de mis pensamientos sobre lo que quiero que ocurra en un futuro próximo, mientras siga jugando, las cosas ocurrirán y no necesariamente de la forma en que pensaba que podrían ocurrir, y eso está bien.

WS: Toda esta experiencia ha confirmado, o más bien reafirmado, en mi mente que esto es lo que quiero hacer con mis habilidades: ser un músico en activo, por supuesto, pero también aventurarme en otras cosas, como componer eventualmente o dirigir, tal vez. Estoy abierto a todo ello.

Hay una larga tradición de compositores-percusionistas con esta orquesta.

WS: ¡Lo sé! Mi profesor, Joe Pereira, es uno de ellos.

Michael, tuviste la experiencia de formar parte de la actuación de la Street Symphony con el Messiah Project. Tengo curiosidad por saber cómo el hecho de actuar en diferentes entornos influye en lo que haces aquí y cómo ves el trabajo con diferentes públicos.

MF: Sentí mucho la actuación entre uno de los cantantes sin techo y el profesor, una llamada y una respuesta. Me resultó muy conmovedora. Creo que, como músicos, tenemos el deber de tocar la vida de la gente y conectar con nuestro público, así que sentí que era una buena oportunidad para hacerlo, y quiero hacer más cosas así.

Y, Wesley, ¿has tenido la oportunidad de trabajar con los becarios del Programa de Becas para Compositores Nancy y Barry Sanders del LA Phil?

WS: ¡Sí, fue divertido! Fue realmente interesante, porque fui muy franco en la forma de abordarlos. Realmente querían saber cómo escribir para la percusión. Les dije: "Bueno, si no hacéis estas cosas específicas, no sabremos cómo tocarlo". Intenté darles todo lo que podía hacer y lo que no.

Fue muy gratificante, porque se notaba que les abría la perspectiva de lo que realmente hacemos. Porque nosotros, como percusionistas, definitivamente tocamos mucha música que podemos mirar y decir inmediatamente que alguien realmente no ha pensado en ello. No importa cuántas notas o cuán pocas notas, a veces lo que está en la página no funciona para el instrumento o no hace realmente nada. Mi parte no tiene un verdadero significado. Y repasamos un montón de ejemplos diferentes, y les mostré un montón de técnicas diferentes y cosas de esa naturaleza.

Pero el principal consejo que les di fue que se aseguraran de estudiar la tradición de tocar la percusión y para qué están hechos realmente estos instrumentos, para qué sirven sus texturas y timbres, y que los utilizaran de la manera más eficiente posible.

La Filarmónica de Los Ángeles trabaja con muchos jóvenes a través de YOLA, y muchos de ellos están interesados en seguir una carrera musical. Tengo curiosidad por saber qué tipo de cosas les dirías ahora mismo. ¿Qué le ha ayudado a llegar a este punto de su carrera?

MF: Una vez que dejé de preocuparme tanto por lo que los demás pensaban de mí, pude empezar a avanzar rápidamente. Debes pensar por ti mismo hacia dónde quieres ir, y nunca es demasiado pronto para pensarlo. No escuches nunca a los detractores.

WS: Me sumo a la idea de que nunca dejes que nadie te diga que no. No dejes nunca que nadie te diga que no eres lo suficientemente bueno, porque todos tenemos un margen de mejora continuo y exponencial. Si tuviera que mirarme a mí mismo hace siete años, cuando empecé la carrera: No tenía un profesor; mis padres y yo no sabíamos realmente cómo hacer una audición para la universidad, o cómo debía hacer una carrera musical. Simplemente no lo sabían. Así que no tomé clases, sólo practiqué mucho. Y luego llegué a la universidad, y vi: "Vale. No estoy tan lejos de donde está todo el mundo, así que supongo que he estado haciendo algo bien". Es sólo tener ese impulso y asegurarte de que tienes un compromiso con lo que quieres hacer, incluso si lo que quieres cambia. Porque no hay nada malo en ello.

¿Algún consejo para los futuros becarios residentes de LA Phil?

WS: Yo les diría: Si tienes la suerte, como nosotros, de ser seleccionado para formar parte de un grupo tan fenomenal de músicos y personas entre bastidores, te cuidarán muy bien. Tendrás oportunidades que no se presentan tan a menudo.

Si tuviera que darte un consejo, sería que aportaras tu mejor versión, el 200% del tiempo. Te han traído para añadir valor artístico a una entidad que ya es artísticamente excelente. Si eres una persona que no tiene ese empuje o ese compromiso para empujar continuamente esa excelencia, entonces esto puede no ser lo correcto para ti. Porque se le exigirá continuamente. Es riguroso, así que tienes que tomarte en serio como músico. Sé que nosotros lo hacemos, y sé que Eduardo [Ríos] y Andrew [François] también lo hacen.

¿Alguna opinión sobre el Walt Disney Concert Hall? ¿Cómo es tocar allí en comparación con otros lugares en los que has tocado? ¿Es similar?

MF: ¡Sí, más grande! Me encanta. Levantarme cada día y subir esa colina y ver el Walt Disney Concert Hall. Poder decir que toco allí todos los días es increíble.

WS: Nunca pasa de moda. Es mágico, es como estar en Disney World. Nunca pasa de moda.

Antes de terminar, ¿alguna otra cosa destacada o que le entusiasme?

Ambos: ¡Gira!

MF: Me alegro de poder ir por el mundo y representar a Estados Unidos y mostrar a todo el mundo cómo es y cómo suena una orquesta estadounidense.