Saltar al contenido de la página

El legado de Henry Lewis

Ver y escuchar

El contrabajista Henry Lewis, de 16 años, hizo historia en 1948 cuando fue contratado por la Filarmónica de Los Ángeles. Lewis fue el primer afroamericano nombrado para una gran orquesta sinfónica y uno de los intérpretes más jóvenes de la historia de la Filarmónica de Los Ángeles, y punto.

Sus primeras experiencias con la orquesta desencadenaron una larga carrera en la que consiguió multitud de primicias en el mundo de la música orquestal. Cuando murió en 1996, su obituario en el New York Times le llamó el Jackie Robinson de la música clásica.

Nativo de Angeleno, Lewis se interesó por primera vez por la música mientras escuchaba un concierto de la Filarmónica de Los Ángeles para jóvenes. Comenzó a estudiar piano en su escuela primaria católica, la Holy Name of Jesus School.

El talento de Lewis fue reconocido inmediatamente. En un recital en el que estaba interpretando una pieza de Handel de memoria, Lewis se quedó en blanco a mitad de la selección. Improvisando rápidamente en el teclado una música que sonaba a Haendel, Lewis terminó la actuación, y más tarde recordó: "Nunca olvidaré la mirada de la hermana cuando salí del escenario. Sabía que algo andaba mal, pero no podía precisarlo".

Tras graduarse en el Holy Name, Lewis convenció a sus padres para que le inscribieran en la escuela pública, donde se unió a la banda y acabó tocando el contrabajo.

En 1948, el adolescente Lewis fue contratado por el entonces director musical de la Filarmónica de Los Ángeles, Alfred Wallenstein, un famoso y exigente director de orquesta. El propio Wallenstein había sido un niño prodigio, que viajó como violonchelista desde los ocho años y se incorporó a la sección de violonchelos de la LA Phil en la temporada inaugural de la orquesta en 1919, cuando él también tenía dieciséis años.

De Lewis, Wallenstein dijo: "Tiene un talento excepcional. Se merece todas las oportunidades posibles". Wallenstein ayudó a Lewis a conseguir una beca para la Universidad del Sur de California, donde prosiguió sus estudios musicales junto con su función de miembro a tiempo completo de la orquesta.

Tras graduarse en la USC, Lewis fue reclutado por el ejército en 1955 y sirvió en Europa. Cuando terminó su servicio militar en 1957, Lewis regresó a Los Ángeles Phil, llevando consigo una carta de recomendación de su oficial al mando, el teniente general Bruce C. Clarke, que escribió:

Le escribo en relación con un antiguo miembro de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, el especialista de tercera clase Henry Lewis Jr. que ha prestado servicio en mi mando y que regresa a la vida civil para retomar su puesto en dicha orquesta.

Durante el período en que el especialista Lewis estuvo con nosotros, fue el primer bajista, asistente de director de orquesta y, durante los últimos 10 meses, director de orquesta de la 7ª Orquesta Sinfónica del Ejército. El hecho de que esta orquesta, compuesta por militares, muchos de los cuales están con ella sólo por breves períodos de tiempo, haya sido recibida con entusiasmo en toda Europa es un tributo al arte del especialista Lewis. Su imaginación, su devoción al deber y su duro trabajo han contribuido de forma inconmensurable a su logro. Los críticos de toda Europa han sido unánimes en sus elogios a su capacidad musical.

Mi propósito al escribir esta carta es informarle del alto valor que hemos otorgado al talento artístico del especialista Lewis y del trabajo que ha realizado para nosotros en una faceta importante de nuestro programa para mejorar las relaciones entre Europa y Estados Unidos.

Ha sido un placer haber tenido bajo mi mando a este joven músico excepcional. Los Ángeles puede estar orgullosa de sus logros al servicio de su país.

Henry Lewis dirigiendo a la mezzosoprano Marilyn Horne, con la que estaba casado.
Henry Lewis dirigiendo a la mezzosoprano Marilyn Horne, con la que estaba casado.

En enero de 1961, el célebre ruso director de orquesta Igor Markevitch cayó enfermo antes de una temporada prevista de tres semanas con la Filarmónica de Los Ángeles. director de orquesta En el último momento se contrató a dos directores para que sustituyeran a Markevitch en sus conciertos: Henry Lewis y un joven de veinticuatro años nacido en la India llamado Zubin Mehta.

Cuando Lewis subió al podio en 1961, hizo historia en más de un sentido. Se convirtió en el primer angelino en dirigir la Filarmónica en un concierto de la serie de abono y en el primer negro director de orquesta en dirigir una orquesta importante en un concierto de la temporada regular.

El New York Times publicó un artículo sobre la trascendental ocasión bajo el titular: "Henry Lewis, el primero de la raza en dirigir una gran orquesta en un concierto regular". Sobre su debut, el crítico Albert Goldberg escribió: "El Sr. Lewis demostró que tenía derecho a estar allí. Tiene el don natural de mando de director de orquesta. Estaba seguro... tenía ideas definidas sobre la música y sabía cómo comunicarlas".

Los conciertos de Mehta no fueron menos triunfantes. En los años siguientes, los dos hombres serían nombrados para desempeñar funciones de liderazgo: Mehta se convertiría en director musical y Lewis en asistente director de orquesta. Cerrando el círculo, Lewis asumió la dirección de la serie de conciertos de las Sinfonías para la Juventud, que le habían inspirado de niño.

"El Sr. Lewis demostró que tenía derecho a estar allí. Tiene un don natural de mando de director de orquesta. Estaba seguro... tenía ideas definidas sobre la música, y sabía cómo comunicarlas".
Albert Goldberg, The New York Times

Además de su trabajo con la Filarmónica de Los Ángeles, Lewis fundó su propio conjunto musical, la String Society of Los Angeles, formado por una quincena de músicos de la Filarmónica. A través de los conciertos de la String Society, Lewis creó un espacio para defender a sus compañeros de orquesta. En un concierto, pidió a tres mujeres de la orquesta -Marjorie Knapp, Jeanne Aiken y Myrtle Wolsfeld- que interpretaran la obra de Vivaldi Concierto para Three Violins. La Sociedad colaboraba con frecuencia con solistas adolescentes prometedores de las escuelas locales, ya que Lewis quería retribuirles y crear oportunidades para los jóvenes músicos como lo había hecho él.

Lewis también fue el fundador de la director de orquesta de la Orquesta de Formación de la Fundación de Jóvenes Músicos, una organización sin ánimo de lucro que ofrecía oportunidades de actuación y becas de matrícula en metálico a jóvenes artistas. Lewis dirigió la orquesta durante sus primeras siete temporadas antes de ceder las riendas al compositor y director de orquesta Elmer Bernstein.

 

En 1968, la carrera de Lewis le llevaría a la Costa Este, donde siguió rompiendo barreras, convirtiéndose en el primer director musical afroamericano de una gran orquesta estadounidense, la Sinfónica de Nueva Jersey, y en el primer afroamericano en dirigir en la Ópera Metropolitana de Nueva York en 1972.

En su carrera de cuatro décadas, Lewis dirigió casi todas las grandes orquestas estadounidenses -la Sinfónica de Chicago, la Orquesta de Cleveland, la Sinfónica de Boston, la Filarmónica de Nueva York-, así como orquestas y compañías de ópera en Milán, Londres, París, Tokio, Copenhague y docenas de otras capitales musicales.

Uno de los muchos músicos jóvenes de los que Lewis fue mentor fue otro nacido en Los Ángeles director de orquesta, Lawrence Foster, que ahora es el Director Artístico de la Orquesta Sinfónica de la Radio Nacional de Polonia. Según Foster, Lewis ayudó a hacer de Los Ángeles "una de las pocas ciudades del país donde los aspirantes a directores de orquesta tienen la oportunidad de demostrar que no hay que ser europeo para agitar un batuta."